Bienvenidos al Blog de Dandi

Primero que todo quiero decirles y advertirles que lo que escribo es para mí y en parte para ustedes, eso sí, yo no insito a nadie a seguir mis conductas y así mismo ninguno de mis comentarios han tenido ni tendrán la intención de ofender o insultar a alguien. Si quieres seguir leyendo te pido respeto y comprensión a mis acciones, sino, cierra la ventana y busca otro blog.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Que nadie vea...

El hacernos las locas, ocultarnos, no dejar que nadie sepa lo que somos es lo más importante, si se enteran estamos perdidas, nos van vigilar más, nos van a obligar a comer, nos van a convertir en cerditas porque para ellos es mejor eso que estar delgadas y hermosas a nuestra manera, siempre hay mil maneras de escondernos, el problema es que hay mil maneras de que nos descubran igualmente, podemos negarlo un par de veces pero llegará el punto en el que nadie nos va a creer.


No hay nada peor que el sentirse descubierta, tener que inventar una mentira de emergencia, hacer las cosas así a veces nos para el corazón, hoy sufro de mini paros cardiacos gracias a mi familia, en primer lugar, desayune y vomité mi desayuno, como buena Bulimica que soy no puedo retener mucho en el estomago, lamentablemente quedó cierto algo que hizo a mi mami sospechar, fue terrible, la hice creer que como estoy refriada había estado tosiendo con flema y que esa era la respuesta a su interrogante, claro, me puso el ojo de aguila encima de inmediato. Salimos a almorzar y vio que dejé más de la mitad de mi plato, fue terrible inventarme un porqué ya no quería, si en realidad mi almuerzo estaba delicioso.

Lo logré, la hice tragarse que estaban muy cocidos mis vegetales y ella sabe que yo amo los vegetales crudos, en sí, fue un tanto rudo pero le di la atención a mi hermanito, que jugaba con la sal y la pimienta de la mesa, vomité eso también, no podía darme el gusto de echarme a perder por un inche domingo en familia, igualmente, cuando vinimos a casa mis hermanos armaron el postre, galletas, cereal, yogur y un pico de leche, fue realmente difícil decir que no, además; Estaba en casa! Lo comí y lo vomité, pero esta vez lo hice en mi querido baldecito amarillo, y luego lo fui a botar al patio de mi casa.


¡Dios Mío! Sigo con el corazón en la mano, esta semana empiezan a hacer un trabajo en mi casa, así que el señor vino hoy a hacer unas evaluaciones, y resulta que es en el patio; ¡Justo donde tiré mi vomito! Mi papá pasó por ahí, con el señor y mi mamá, como unas dos o tres veces, y estaba del lado del patio que yo veo desde mi ventana, observaba sus miradas, rogando que no tomasen la dirección equivocada, que no me vieran, que No Lo Vieran, estoy todavía aterrada, esperando que el señor se marche y que mis padres vengan a decirme algo, lo que sea, hasta tiemblo... si no vuelvo a aparecer por aquí es quizá porque hasta yo, que puedo decir que fui muy buena en el arte del me escondo y no me ven, jugando al papel de no tener idea de qué eran la anorexia y la bulimia, pues, he sido cachada.

Niñas, deseenme suerte y que mis padres sean ciegos.
Un beso: Dandi!

1 comentario:

  1. Wow, vomitaste muchísimo! Te va a hacer muy mal. Te los hubieras comido y listo a los vegetales, no les pongas aceite ni sal y listo. Si vomitás tanto se van a dar cuanta. Ten cuidado. Un beso y mucha suerte!!

    ResponderEliminar