Bienvenidos al Blog de Dandi

Primero que todo quiero decirles y advertirles que lo que escribo es para mí y en parte para ustedes, eso sí, yo no insito a nadie a seguir mis conductas y así mismo ninguno de mis comentarios han tenido ni tendrán la intención de ofender o insultar a alguien. Si quieres seguir leyendo te pido respeto y comprensión a mis acciones, sino, cierra la ventana y busca otro blog.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Sonríe!


La vida es amarga muchas veces y le gusta tratar de tumbarnos, de hacernos caer, nos hace caminar al filo de montañas y barrancas, nos insita a lanzarnos de lo alto para estrellarnos contra el suelo, nos invita a subir escaleras para depués bajarlas rodando y de paso, rompiendo todo lo que somos. A la vida le gusta probarnos, ver si somos lo suficientemente fuertes, ver si tenemos los requisitos que ella pide en nuestra especie y ver si vale la pena el que estemos aquí, sino, siempre encuentra la manera de irse de nosotros, de escaparse, de entregarnos a brazos de la muerte.

La salida más fácil sería rompernos, dejarnos abatir y llorar, ser lo que la vida quiere que seamos y que nos dejemos llevar por la corriente que ella nos propone, muchas de nosotras lo hacemos, caemos de vez en vez en sus brazos y nos dejamos conducir, pero, hay veces en las cuales simplemente no podemos seguir por esa ruta, cambiamos de dirección y escogemos nuestro camino, lo hacemos y la desafiamos, le decimos en la cara que aunque no la despreciamos tampoco la valoramos tanto como ella quisiera. Yo soy una de esas personas que le dijo a la vida; "No estoy cansada de ti, estoy cansada de la forma en que eres ahora, yo viviré a mi manera hasta conseguir que tu seas a como yo te quiero que seas"

Esa frase que la vida misma nos dice, una y otra vez, cuando los demás piensan que lo que haces no es correcto, eso se lo dices a ella cuando te hartas del ritmo agobiante que llevas, allí, en ese punto es que te das la vuelta y le das la espalda, y mientras caminas alejandote lentamente de ella, nace en tí una nueva expresión, una que tal vez conocías pero no sentías; Sonríes. Lo haces con satisfacción, porque sabes que estas haciendo tu camino y te encanta la idea de seguirlo, de hacer las reglas y decidir si las sigues o no, de escoger tus castigos y tus premios, de decidir todo, de manejarlo todo.

Lastimosamente esta es la étapa más corta, luego viene el camino de subida, cuando ves y te das cuenta de algo, si la vida tiene reglas, difíciles de aceptar y como fuesen, es porque ellas nos mantienen en un camino, quizá uno que nos harta, hiere y hace sufrir, que nos da penas y nos hace llorar, pero también nos da muchas alegrías y cosas bellas, y nos mantiene en ese horrible camino que al final, nos lleva a las hermosas montañas. Te das cuenta también de como esa sonrisa de satisfacción, de alegría y de libertad se va cambiando en una falsa y fuerte máscara, que oculta todos nuestros sufrimientos, que nos oculta de los ojos curiosos, que nos hace ver fuertes aún cuando estemos tan débiles que apenas podamos estar en pie.

Nos disfrazamos con ella, la lucimos y hacemos creer a todos que estamos bien, los demás nos ven y piensan; "Una chica que sonríe así debe ser muy feliz" o "Vaya, que suerte tiene ella que puede sonreír tan abiertamente" o "Que linda sonrisa tiene, su vida debe ser buena". Así piensan ellos, y nosotros los dejamos pensar eso, porque si se dan cuenta de que es falso, entonces empiezan las preguntas y la difícil tarea de ser revolcado en harina y puesto nuevamente a fuego lento en la sartén de la vida a como la conocíamos. Lo único bueno es que si sonríes, todos los días 24/7, verás, que en un punto determinado, tú misma te lo creeras, dicen por ahí; "Cuando quieras hacer una mentira realidad, repitela una y otra vez" Los demás lo creeran y tú también, a fin de cuentas; ¿Cuando te has mentido?

  
Sonríe Hasta que te duela, sonríe hasta que lo creas, sonríe hasta que te mate y entonces sonríe en brazos de la muerte, donde la vida te quería poner pero tu sola te pusiste, y sonríe nuevamente, porque aunque perdiste contra la muerte, le ganaste la partida a esa perra llamada "Vida".

No hay comentarios:

Publicar un comentario