Bienvenidos al Blog de Dandi

Primero que todo quiero decirles y advertirles que lo que escribo es para mí y en parte para ustedes, eso sí, yo no insito a nadie a seguir mis conductas y así mismo ninguno de mis comentarios han tenido ni tendrán la intención de ofender o insultar a alguien. Si quieres seguir leyendo te pido respeto y comprensión a mis acciones, sino, cierra la ventana y busca otro blog.

jueves, 6 de octubre de 2011

La vida y sus mil realidades


Muchos dicen que se conocen unos a los otros, dicen incluso conocerse a sí mismos pero les diré que no es así, yo creía conocerme bien, creía saber lo que quería y como lo quería, creía que tenía al mundo en mis manos pero al final, cuando abrí los ojos, me di cuenta de que no era así, realmente era el mundo quién me tenía a sus pies, y no arrodillada ante él, no, bajo sus pies, siendo aplastada por la cruda realidad de la vida y sus mil realidades.

Sí, el mundo tiene muchas caras pero todos las descubrimos de manera distinta, entonces recuerdo que una vez alguien dijo que la vida era un escenario y nosotros solo interpretes de ella, sus artistas en escena, cuando el telón se levanta nos deja al desnudo y nos hace dar todo de nosotros hasta que cae nuevamente, llevándose consigo el aplauso bravo de los espectadores, quienes demuestran sus sentimientos ante nuestra interpretación y entonces me hace preguntarme, ¿es lo mismo para todos?

No.

En la vida hay miles y millones de personas,  no podemos ser todas iguales, pero, digamos entonces que tenemos tipos y formas de ser, digamos entonces que somos artistas y que vinimos a deslumbrar al mundo con nuestras acciones, que vinimos a tirar la casa por la ventana, digamos entonces que vinimos a brillar y que lo haremos, que tomaremos el escenario como nuestro y arrancaremos del público una ovación en pie. 

¿Cómo?

Eso depende del tipo de artista que seas, yo sé que cuando leas sabrás quien eres, como eres y a qué tipo de artista te apegas mejor, no hay manera de saber si enfrentas lo que yo digo que haces, o si sufres a como yo digo que sufres, a fin de cuentas es la opinión de cada cual la que realmente vale, entonces viene a nosotros la ola de la vida y nos vemos, reflejos en un espejo, uno que no miente y nos da las cosas como son, sin tapujos ni disfraces, solo tú, allí, en frente de ti y tus miedos.

Los miedos que nos agobian, así como los de un actor, aquellos que sufrimos de la interminable injusticia de la vida, quienes somos turbados por otros y dejados atrás en cierto modo, quienes ocultamos nuestro verdadero ser pero nos convertimos en quienes queremos, nos construimos una mascará tan fuerte que nadie puede romperla, sin importar lo duro que golpee ni la ganas que tenga de tirarnos abajo, nos convertimos en camaleones y disfrazamos nuestras penas, nuestros miedos, nuestro dolor, lo ocultamos bajo el maquillaje y cubrimos nuestra verdad con guiones de otros, nos ocultamos tras el nombre de un personaje ficticio y perdemos el hilo de la vida.

Aún así, como actores que somos, no dejamos que se note, entregamos nuestra alma en escena, los hacemos sentir y creer lo que queremos que sientan y crean, les vendemos el mundo a un precio caro y aún así ganamos, recogemos las rosas que nos lanzan y nos clavamos las espinas, pero no importa, sonreímos y escuchamos, mientras nuestra alma se desgarra, el aplauso de la audiencia, de una sala llena de gente que clama por nosotros, damos nuestro último agradecimiento y cerramos los ojos mientras el telón cae, conteniendo las lagrimas, pues cuando las luces se apaguen volveremos a ser lo que somos y la realidad se reirá de nosotros.

Podemos poner en ejemplo también a los bailarines, quienes desarman sus cuerpos al ritmo de una melodía y entregan sus sentimientos más puros por medio de la danza, por aquellos que dan todo de sí y se esfuerzan al máximo y aún así no tienen un reflector propio, deben de compartirlo en el resto del estudio. Una bailarina sabe lo que duele el llegar a casa y sacarse las zapatillas, ver la piel que se cae de tus pies y sentir el ardor del sudor al rozarlas, ponemos entonces nuestros pies en agua fría, tratando de calmar el dolor pero es inútil y nos lo tragamos, porque somos estrellas.

Somos estrellas y como tales brillamos, entregamos todo en la pista y nuestros cuerpos cuentan nuestra vida, nuestros rostros se tatúan una expresión dispuesta conmover pero igualmente nadie la verá, estarán demasiado ocupados mirando nuestros cansados y lastimados cuerpos bailar, moverse en medio de una tenue luz, en un lúgubre escenario que da fe a nuestra última actuación, cuando vemos que aún haciendo lo imposible nunca seremos uno, somos parte del todo y ahí nos quedaremos, nadie recordara nuestro nombre, solo recordaran al estudio de danza al que una noche le aplaudieron hasta hacer sus manos doler.

Nos pasamos de escena, vamos a un estudio cerrado, ahí hay un piano y entonces entra el músico, con la partitura bajo el brazo y sus lentes a media montura, sonriendo tristemente al colocarse frente a las teclas, poniendo sus manos en ellas y de un momento a otro dejándolos bailar. Sabemos lo que se siente escuchar a un instrumento cantar por nosotros, sabemos lo que se siente dejarlo llorar nuestras penas y producir una pieza bellísima, sabemos lo que es dejarlo gritar nuestras frustraciones y escuchar entonces la ira convertida en arte, sabemos lo que es transformar lo grotesco en belleza, un grito desgarrador de la noche en un arrullo matutino de las aves.



También sabemos usar nuestra propia voz para entregarlo todo, para cantar lo que no nos atrevemos a decir, para comentarle al mundo nuestros secretos más oscuros y para hablarle de nuestros amores y penas, de nuestras alegrías y fes, de todo cuanto guardamos dentro y no queremos dejar que nadie vea, que mejor lo escuchen, eso es lo mejor que pueden hacer, escuchar nuestras gargantas desgarrarse en el escenario, mientras el micrófono amplifica nuestro dolor, nosotros, los músicos, quienes sabemos que es mejor estar y no escondernos pero al mismo tiempo no tomar al toro por los cuernos, saber cubrir nuestro cuerpo, para que cuando el telón caiga, estemos atrás y no caiga sobre nosotros.

Entonces, hay muchos más interpretes en el mundo, así como los magos, quienes resuelven la vida con un Abra Kadabra, o los pintores, que crean su visión del mundo, o los payasos, quienes se ríen de la vida… ¿Dónde encajas tu? Cuando el telón se abra lo sabrás, lo sentirá en tu corazón así como yo lo sentí en el mío, pensaras;  ¿Estoy listo? Y te contestaras lo que creas será la respuesta, tomarás aire y saldrás a escena, darás todo de ti y brillaras como nunca, dejaras entonces que el público te ovacione y recibirás millones de aplausos, entonces, cuando estés en la cima, los reflectores se apagaran y el telón caerá y con el caerás tú, de rodillas contra el suelo y como las luces se van, se apagará tu vida, tu ilusión, tu forma de querer ser. 

Yo pensé, cuando creía conocerme que era una hermosa cantante, pero resulta que durante mi vida fui de todo, canté mis penas porque me daba miedo hablar, baile mis sentimientos porque era la única forma de expresarme, toqué mi vida en un piano porque tocar la vida real me quemaba, hice desaparecer mis miedos por arte de magia y pinte el sol en mi ventana, me convertí a mi misma en una actriz grandiosa y conseguí arrancar aplausos por montón, pero, cuando mi reflector se apagó, mi telón cayó, mi canción se acabó, mis partituras se quemaron, mi varita se rompió y la lluvia lavó mi pintura, entonces, abrí los ojos y allí estaba yo, sola en el mundo, siendo un reflejo de todo lo que casi fui, resulté ser solo parte de la audiencia, aplaudiendo a los demás sin poder subir otra vez, perdí mi luz y nunca la recuperaré.

Esa es una de las mil realidades de la vida;
"El escenario es tuyo mientras la función dure, cuando termine, toma tus cosas y vete que viene alguien más"

Esto fue algo que escribí hace algún tiempo, al principio no sabía si ponerlo o no, pero luego de lo que ha sido mi día hoy creo que es lo justo, niñas, ¿Ustedes que artista son?

Un Beso de Buenas Noches; Dandi!
 

1 comentario:

  1. Eso que dijiste de decirle a alguien "mi sol" fue super bonito.
    Espero que te lo digan mucho a lo largo de tu vida prin.

    Muchas gracias por pasar

    Un beso,

    Att: Lauriittha Priincess

    ResponderEliminar